Rosendo Unquén

Acordeonista y devoto del Nazareno de Caguach, comenzó a tocar acordeón para poder acompañar a su esposa Rosario Almonacid, fiscal de la Iglesia de Caguach, en los rezos, gozos y novenas.